Ciudadanos se suma a Izquierda Unida, PSOE y Trato Ciudadano para devolver los presupuestos del Partido Popular

Los Presupuestos Municipales 2018 tendrán que esperar -debían aprobarse en diciembre- ante el ‘inesperado’ apoyo de la formación naranja a la Enmienda de Devolución presentada en su momento por los grupos municipales de la oposición por la negligente tramitación del anteproyecto de presupuestos del Partido Popular.

El incumplimiento de los plazos legales de entrega del documento, la falta de documentación e incluso cuatro enmiendas del propio Partido Popular a su anteproyecto fuera del plazo, decisivos.

“Ya está bien”. Era el punto de partida con el que los grupos municipales de Izquierda Unida, PSOE y Trato Ciudadano decidían plantarse ante la tramitación y elaboración de los Presupuestos Municipales 2018 del Partido Popular. Tomaba forma el malestar ante la “chapuza” del Equipo de Gobierno del Partido Popular en una Enmienda a la Devolución en la que se recogían desde cuestiones legales -“la ley marca que los presupuestos deben ser aprobados el 15 de octubre”- a cuestiones formales -el propio Partido Popular llegó a enmendar su anteproyecto fuera de plazo en cuatro ocasiones- y de falta de documentación para reclamar la devolución del anteproyecto y la prórroga de los Presupuestos Municipales 2017 hasta la correcta elaboración y presentación de un anteproyecto. Una petición que obtuvo, de forma inesperada, el apoyo del grupo municipal de Ciudadanos y que han llevado a la devolución del documento por cuestiones formales.

Inesperada por que la formación naranja había negociado, de manos de su portavoz municipal, Marco Antonio Serrano, el documento de presupuestos con el Partido Popular, como así reconocían Belén Carrasco, teniente de alcalde de Hacienda, Desarrollo Económico e Innovación, y Felipe Gutiérrez, concejal de Hacienda, que tendrán que volver a comenzar el proceso de elaboración del anteproyecto después del voto a favor de su ‘socio de gobierno’ en la Comisión de Economía a la Enmienda de Devolución presentada por Izquierda Unida, PSOE y Trato Ciudadano.

Una medida política histórica -jamás había ocurrido, como la reprobación en su momento del alcalde- pero que no tuvo reacción en José Luis Rivas, alcalde de Ávila. “No tengo nada que decir”.

Una devolución reclamada por cuestiones formales en la tramitación y cuya primera consecuencia ha tomado “forma de venganza” con la retirada por parte del Partido Popular del Reglamento Orgánico de Funcionamiento Interno que debía aprobarse en el pleno de este mes de diciembre. “Pura y dura venganza” lo califica Montserrat Barcenilla, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila, ante un documento para el funcionamiento político interno del Ayuntamiento de Ávila totalmente independiente del presupuesto, pero que ha sido empleado por el Partido Popular como arma arrojadiza. Un documento que abre las puertas a la liberación porcentual -de más a menos- de concejales de la oposición, “cuyo primer borrador lo recibimos de manos de Ciudadanos, aunque hemos tratado de mejorarlo con aportaciones de todos”, y en cuya aprobación podría tener “intereses personales el portavoz de Ciudadanos”, apunta en este caso Alba Moreno, portavoz de Trato Ciudadano en el Ayuntamiento de Ávila.

Esta entrada fue publicada en Ciudad, Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos, están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>